Alimentos que debes evitar si tienes diabetes
Carbohidratos
ProteĂ­na
Grasas
Bebidas
ConclusiĂłn
Tener diabetes no significa que una persona tenga que dejar de comer lo que disfruta. Un plan de dieta para la diabetes puede incluir la mayoría de los alimentos, pero podría ser necesario tener porciones mås pequeñas de ciertos alimentos.

La diabetes interfiere con la capacidad de procesar el azĂșcar en la sangre, tambiĂ©n conocida como glucosa en la sangre.

Actualmente, casi el 11 por ciento de las personas en Estados Unidos tienen diabetes tipo 1 o tipo 2. Y el 35 por ciento de los adultos en el paĂ­s tienen prediabetes, segĂșn las 2020–2025 Dietary Guidelines for Americans.

Seguir una dieta saludable y equilibrada puede ayudar a muchas personas a controlar los síntomas de la diabetes y reducir el riesgo de complicaciones. Una persona puede preguntarse qué alimentos evitar con la diabetes.

Diferentes alimentos proporcionan cada uno de los principales macronutrientes que nos dan energĂ­a: carbohidratos, grasas y proteĂ­nas. Hay tipos mĂĄs y menos saludables de cada uno de estos alimentos.

A continuación, exploramos qué alimentos una persona que tiene, o tiene un riesgo de, diabetes puede querer limitar o evitar. También ofrecemos algunas sugerencias para elaborar un plan de dieta saludable para la diabetes.

Carbohidratos
Los carbohidratos son una fuente importante de energĂ­a. Este macronutriente tambiĂ©n tiene la mayor influencia en el azĂșcar en la sangre, o la glucosa en la sangre.

Los Centros para el Control y la PrevenciĂłn de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglĂ©s) recomiendan que las personas con diabetes obtengan aproximadamente la mitad de sus calorĂ­as diarias de los carbohidratos. Tener la misma cantidad de carbohidratos en cada comida puede ayudar a mantener los niveles de azĂșcar en la sangre estables.

Sin embargo, lo mĂĄs importante es comer el tipo correcto de carbohidratos.

Carbohidratos que debes evitar
Hay tres tipos principales de carbohidratos en los alimentos: almidĂłn, azĂșcar y fibra. Los almidones y azĂșcares plantean los mayores problemas para las personas con diabetes porque el cuerpo los descompone en glucosa.

Carbohidratos refinados
Los carbohidratos refinados, o almidones refinados, se descomponen a travĂ©s del procesamiento antes de que lleguen a nuestros platos. Como resultado de este procesamiento, el cuerpo absorbe rĂĄpidamente los carbohidratos y los convierte en glucosa. Esto aumenta el azĂșcar en la sangre, y significa que una persona puede sentir hambre de nuevo poco despuĂ©s de haber comido.

Para las personas con diabetes, o con riesgo de la enfermedad, algunos ejemplos de fuentes de carbohidratos a limitar incluyen el arroz blanco y cualquier cosa hecha con harina blanca solamente, como:

pan blanco
pasta blanca
algunos cereales
algunas galletas saladas
muchos alimentos horneados
Controlar el consumo total de carbohidratos por comida puede ayudar a una persona a mantener sus niveles de glucosa en el rango objetivo.

AzĂșcares
Los alimentos azucarados en su mayorĂ­a contienen azĂșcar y carbohidratos de baja calidad. A menudo tienen poco o ningĂșn valor nutricional, y pueden causar picos agudos en la glucosa en la sangre. El azĂșcar tambiĂ©n puede contribuir al aumento de peso y al riesgo de enfermedad cardĂ­aca y accidentes cerebrovasculares.

Los alimentos que a menudo son altos en azĂșcar incluyen productos horneados, como rosquillas, croissants, pasteles y galletas, asĂ­ como masa de pizza. Algunas otras fuentes de azĂșcar incluyen:

ciertas salsas y condimentos
néctar de agave y otros edulcorantes
jarabe de arce y otros jarabes
barras de caramelo
yogures prefabricados con sabor a fruta
Muchos productos prefabricados en las tiendas de comestibles contienen azĂșcar agregada, y esto podrĂ­a no ser obvio en las etiquetas de sus ingredientes. Las etiquetas nutricionales pueden referirse al azĂșcar añadido, por ejemplo, como concentrado de jugo de fruta, melaza, miel, jarabe, fructosa o dextrosa.

Por esta razón, es una buena idea evitar los alimentos envasados o procesados con ingredientes desconocidos, y seleccionar los productos que estén tan enteros y sin procesar como sea posible.

Las personas con diabetes deben tener cuidado al consumir frutas secas y jugos prefabricados o ensalada de frutas, ya que estos suelen contener azĂșcar agregada.

Los edulcorantes artificiales son bajos en calorĂ­as, pero la investigaciĂłn muestra que todavĂ­a tienen un efecto negativo en el azĂșcar en la sangre porque aumentan la resistencia a la insulina. Se necesitan mĂĄs estudios para determinar el alcance de este efecto.

Carbohidratos que puedes comer
Las personas con diabetes deben centrarse en comer frutas, vegetales y granos integrales, que contienen vitaminas esenciales, minerales y fibra.

Granos enteros y fibra
El cuerpo no absorbe todos los carbohidratos de los granos enteros. Y los que sĂ­ absorben entran en el torrente sanguĂ­neo mĂĄs lentamente que los carbohidratos procesados. Por esta razĂłn, es menos probable que los carbohidratos de granos enteros causen un aumento de los niveles de azĂșcar en la sangre. Esto permite que la persona se sienta satisfecha por mĂĄs tiempo.

Los granos enteros contienen fibra. Aunque la fibra es técnicamente un carbohidrato, no se descompone en glucosa en el cuerpo, y no añade calorías. La fibra es un carbohidrato saludable.

Las 2020–2025 Dietary Guidelines for Americans recomiendan planificar las comidas teniendo en cuenta el espacio que ocupan en el plato. Los granos enteros, por ejemplo, deben ocupar la mitad del plato.

También recomiendan que, a partir de los 2 años, las personas obtengan al menos 14 gramos (g) de fibra por cada 1,000 calorías. Las personas mayores de 51 años necesitan al menos 28 g de fibra por cada 1,000 calorías.

Algunos ejemplos de granos enteros incluyen:

arroz integral o silvestre
cebada
quinoa
avena
amaranto
mijo
Un estudio de 2012 analizĂł el desarrollo de prediabetes y diabetes tipo 2 en personas que consumĂ­an mĂĄs de 59.1 g de granos enteros al dĂ­a. EncontrĂł que estos participantes tuvieron 34 por ciento menos de riesgo de empeoramiento de su tolerancia a la glucosa, en comparaciĂłn con los participantes que comieron menos de 30.6 g de granos enteros al dĂ­a.

Frutas y vegetales
Las frutas contienen carbohidratos y fibra de alta calidad, al igual que las nueces y las legumbres, como los frijoles, los guisantes y las lentejas. Estos alimentos pueden ayudar a reducir la absorciĂłn de glucosa.

Las 2020–2025 Dietary Guidelines for Americans recomiendan que las frutas y vegetales ocupen al menos la mitad del plato en cada comida. Aunque las frutas pueden hacer que los niveles de azĂșcar en sangre aumenten, este aumento es menos grave de lo que serĂ­a despuĂ©s de comer un refrigerio azucarado.

Una persona podrĂ­a optar por:

fruta fresca y entera
vegetales sin almidĂłn crudos, al vapor, asados o a la parrilla
vegetales congelados o enlatados, siempre y cuando no tengan sal, o que tengan bajo contenido de sodio
frutas en conserva o congeladas sin azĂșcares añadidos, incluyendo el jarabe (syrup)
puré de manzana sin endulzar

ProteĂ­na
La proteĂ­na ayuda al cuerpo a construir, mantener y reemplazar su tejido. Nuestros Ăłrganos, mĂșsculos y sistemas inmunes estĂĄn compuestos de proteĂ­nas. El cuerpo puede descomponer proteĂ­nas en azĂșcar, pero este proceso es menos eficiente que descomponer carbohidratos.

ProteĂ­nas que debes evitar
Para las personas con diabetes, elegir las mejores fuentes de proteína depende en gran medida de la cantidad de grasa y carbohidratos que contienen estos alimentos. Cuando los alimentos ricos en proteínas también son altos en grasa, pueden provocar aumento de peso y colesterol alto.

Carnes procesadas o grasas
Comer incluso pequeñas cantidades de carne roja, como carne de res, cerdo o cordero, puede aumentar el riesgo de diabetes. Un estudio de 2020 mostró que comer solo 50 g de carne roja o pescado al día puede aumentar el riesgo de diabetes en un 11 por ciento.

AdemĂĄs, las personas con diabetes deben considerar evitar o limitar su consumo de:

carnes empanizadas, fritas y con alto contenido de sodio
carnes procesadas, como tocino, salchichas y embutidos
costillas y otros cortes grasos de carne
aves de corral con piel
pescado frito
Las carnes procesadas tienden a ser ricas en sodio o sal. Las personas con presión arterial alta también deben ser especialmente cautelosas y limitar su consumo de sodio a no mås de 2,300 miligramos por día.

ProteĂ­nas que puedes comer
Para un omnĂ­voro, el objetivo es optar por proteĂ­nas animales mĂĄs saludables, asĂ­ como por alternativas lĂĄcteas y vegetales.

ProteĂ­nas animales mĂĄs saludables
Una persona debe elegir las opciones mĂĄs magras disponibles. Estas pueden ser:

pollo o pavo sin piel
cortes de carne de res sin grasa
asados o chuletas, si la carne roja todavĂ­a forma parte de la dieta
pescado, especialmente los ricos en ĂĄcidos grasos omega-3, como el atĂșn blanco, el arenque o el salmĂłn
huevos enteros
ProteĂ­nas vegetales
Al considerar las fuentes de proteĂ­nas de origen vegetal, comprueba cuĂĄntas grasas y carbohidratos contiene cada opciĂłn. Una persona podrĂ­a elegir:

frijoles
lentejas
nueces
productos de soya
tofu
pescado
mariscos
aves de corral sin piel
huevos
LĂĄcteos
Los lĂĄcteos son una fuente de proteĂ­nas. TambiĂ©n aportan calcio y vitaminas importantes. Pero los productos lĂĄcteos tambiĂ©n contienen un tipo de azĂșcar llamado lactosa.

Una persona con diabetes puede consumir productos lĂĄcteos, siempre que tenga en cuenta los carbohidratos en su planificaciĂłn diaria.

Las 2020–2025 Dietary Guidelines for Americans recomiendan al menos 3 tazas de productos lácteos al día. Sin embargo, los productos lácteos enteros pueden aumentar los niveles de colesterol en la sangre y conducir a un mayor riesgo de enfermedad cardíaca, en comparación con las opciones bajas en grasa.

Tanto la diabetes tipo 1 como la tipo 2 tambiĂ©n aumentan el riesgo de enfermedad cardiovascular, y la diabetes tipo 2 a menudo se presenta junto con la obesidad. Por esta razĂłn, es mejor optar por alimentos lĂĄcteos bajos en grasa sin azĂșcar añadido.

Las opciones pueden incluir:

yogur natural sin azĂșcar añadido
queso bajo en grasa o queso completo en porciones moderadas
queso cottage
leche
Alternativas a la leche no lĂĄctea
Las leches de origen vegetal, como las leches de soja, arroz, coco, almendras o avena, son opciones saludables, pero una persona debe elegir la leche de origen vegetal sin azĂșcar.

Es importante señalar que las directrices dietéticas mås recientes solo consideran que la leche de soja fortificada es equivalente a la leche, en términos de composición nutricional. Esto incluye los niveles de proteína.

Pero tambiĂ©n vale la pena tener en cuenta que, a excepciĂłn de la avena y la leche de avellana, las leches vegetales son mĂĄs bajas en azĂșcar que la leche de vaca.

Grasas
La grasa es una fuente de åcidos grasos esenciales, como los omega-3, y es una parte integral de una dieta saludable y equilibrada. La grasa también ayuda al cuerpo a absorber las vitaminas A, D, E y K.

Hay cuatro tipos: grasas saturadas, trans, monoinsaturadas y poliinsaturadas. Una persona puede conocer cuĂĄnto de cada tipo hay en un alimento dado leyendo la etiqueta nutricional.

Es importante centrarse en mantener los tipos adecuados de grasa en la dieta, especialmente para las personas que viven con diabetes.

Grasas que debes evitar
Las grasas no saludables pueden aumentar los niveles de colesterol y contribuir a la resistencia a la insulina. Esto puede aumentar el riesgo de desarrollar diabetes, o contribuir a los picos de azĂșcar en la sangre en las personas que tienen la enfermedad.

Grasas saturadas
Esto existe principalmente en productos animales, aceites y alimentos procesados. Una persona deberĂ­a consumir menos del 10 por ciento de sus calorĂ­as diarias de grasa saturada.

Algunos alimentos con alto contenido de grasa saturada incluyen:

mantequilla
manteca de cerdo
ciertos aceites, como el aceite de palma
aderezos y salsas a base de crema
mayonesa entera
papas fritas
alimentos empanizados y rebozados
chips
muchas comidas preparadas
hamburguesas
la mayorĂ­a de las comidas rĂĄpidas
muchos aderezos para ensaladas
Grasas trans
La hidrogenaciĂłn es un proceso que convierte un aceite lĂ­quido en una grasa sĂłlida. Lo que resulta es una grasa trans, que es menos saludable que la grasa saturada.

Es una buena idea evitar cualquier alimento con aceites hidrogenados o parcialmente hidrogenados, asĂ­ como alimentos con aceites lĂ­quidos.

Los envases de alimentos pueden indicar 0 g de grasas trans si el alimento tiene menos de 0.5 g. Vale la pena revisar los ingredientes cuidadosamente.

Grasas que puedes comer
La Sociedad de Diabetes de Estados Unidos (ADA, por sus siglas en inglĂ©s) recomienda centrarse en las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas. Estas pueden reducir los niveles de colesterol lipoproteico de baja densidad, o colesterol “malo”. TambiĂ©n pueden reducir el riesgo de enfermedad cardĂ­aca y accidente cerebrovascular.

AdemĂĄs, una dieta alta en estas grasas, como la dieta mediterrĂĄnea, puede tener un efecto positivo en la forma en que el cuerpo metaboliza la glucosa.

Grasa monoinsaturada
EstĂĄ presente en muchos aceites, nueces y frutas saludables, que incluyen:

manĂ­, mantequilla y aceite de manĂ­
otras nueces y mantequillas de nueces, como anacardos, almendras y mantequilla de almendras
aceitunas y aceite de oliva
aceite de canola
aguacates
aceite de girasol
Grasa poliinsaturada
También estå presente en algunos aceites y frutos secos, así como en otros alimentos. Dos tipos de grasas poliinsaturadas, los åcidos grasos omega-3 y omega-6, son especialmente saludables.

Las fuentes de alimentos incluyen:

pescado, como salmĂłn, atĂșn, arenque o macarela
nueces, como nogales
semillas de lino y aceite de linaza
semillas de chĂ­a
tofu
huevos